Etiqueta

abono

Navegación

Uno de los conceptos que cuesta más asimilar cuando compramos una planta, es el de la necesidad de alimentarla regularmente. Y es por ello que hoy queremos hablaros de la importancia del abono: su comida. Solemos pensar que con la tierra que tienen nuestras plantas y con un riego periódico, es más que suficiente. Y así es durante los primeros meses si hemos optado por comprar un saco de tierra nueva para trasplantarla. Esta tierra lleva turba o fibra de coco, que son materiales esponjosos y permeables que sujetarán la planta y nos permitirán mantener la humedad. Algunos fabricantes añaden también perlita, esas bolitas blancas que parecen porexpan y que ayudan a hacer el sustrato más esponjoso. Pero en la mezcla, también hay abono, que puede tener un origen orgánico (como los estiércoles animales, el compost, o el humus de lombriz), o bien inorgánicos, con sustancias de origen mineral producidos…

Cuántas veces has desaprovechado las peladuras de plátanos, de cebollas, las bolsas de té, las cáscaras de huevo… ¡Pues a partir de ahora eso se acabó! A continuación, te enseñamos cómo convertir todo esto en compost orgánico. ¿No sabes de lo que hablamos? No te preocupes que vamos a explicarte punto por punto en qué consiste. Qué es el compost El compost es el resultado del compostaje:  es un proceso de descomposición de la materia orgánica en el cuál intervienen microorganismos, hongos, lombrices y oxígeno. Esto evita los malos olores y que los residuos que utilicemos se pudran, y nos permitirá crear este fertilizante de muy buena calidad conocido como compost.  Qué necesitas para realizar compost Materia orgánica Compostador Tierra  Hojas secas Humedad y oxígeno Qué se puede compostar Desechos de fruta y verdura. (Excepto las cáscara de plátano y de frutas cítricas,  que se recomienda en menor cantidad) Los posos de café y té.…