El jardín nunca descansa, y los meses de otoño son perfectos para seguir disfrutándolo. Las temperaturas agradables y las lluvias que ablandan el suelo nos permite realizar una serie de tareas que nos agradecerá la próxima primavera.

Eliminar hortalizas de verano y trasplantar las de invierno en el huerto

La climatología de algunas zonas permite alargar la temporada, pero normalmente la mayoría de plantas están agotadas y toca arrancarlas.
Elimina las últimas matas de tomates, pimientos y berenjenas para trasplantar coles y coliflores, sembrar habas y guisantes y llenar el huerto de ricas hortalizas de hoja para ensalada.

Fíjate en el aspecto de las raíces cuando las arranques. Deberían haber formado un buen cepellón. De lo contrario, puede que tu sustrato no sea lo suficientemente esponjoso, lo que dificulta su crecimiento. Antes de volver a plantar, puedes aligerarlo mezclando un poco de perlita o vermiculita.

Trasplanta ahora y no esperes a más adelante

Es importante realizar los trasplantes en estos momentos del año. El suelo está aún caliente y permite que los plantones tengan tiempo de desarrollar un buen sistema radicular y crecer antes de la bajada de las temperaturas. Si esperas a hacerlo y llega el frío de golpe, ralentizarán enormemente su crecimiento, las hojas no se desarrollarán y obtendrás coles y coliflores mucho más pequeñas de lo que deberían.

Aprovecha de que la lluvia ablanda la tierra para preparar nuevas zonas de cultivo o para sembrar o trasplantar zanahorias, rabanitos, cebollas, lechugas, escarolas, rúculas y canónigos. Ya sabes que en ManoMano encontrarás semillas de todas ellas así como plántulas de buen tamaño, listas para trasplantarlas al huerto.

Es momento de plantar bulbos de otoño

Determinadas variedades precisan las temperaturas otoñales para empezar a desarrollarse, prosperar y florecer en primavera. Disfruta de los crocus, tulipanes, jacintos y narcisos y recuerda que siempre hay que enterrarlos a una profundidad de dos o tres veces su altura y con la punta mirando hacia arriba.
Agrúpalos por colores y planta distintas variedades para que cuando florezcan, puedas disfrutar de sus flores de manera continuada. Siembra la mitad de los tulipanes ahora y el resto dentro de quince días, por ejemplo, o florecerán todos a la vez.

Las plantadoras de bulbos son herramientas que te permitirán controlar mejor la profundidad de siembra. Incluyen unas marcas con los centímetros, de modo que cuando las claves en el suelo siempre sabrás a qué profundidad lo haces.
Puede que nunca hayáis visto una en funcionamiento, y son muy fáciles de usar: se agarra por el mango (que incluye una especie de botón) que abre ligeramente la base de la herramienta. Es así como debe clavarse en el suelo, y al llegar a la profundidad deseada, soltar el botón. Esto cierra la base, de modo que al retirar la herramienta del suelo, habrá realizado un «mordisco» en la tierra, que queda en su interior.
Es realmente muy práctica y también permite otros usos, ya que su diámetro es muy similar al de las plantas de temporada.


Los cuidados del césped en otoño

Retira las hojas secas que caigan sobre el césped con regularidad. La falta de luz y la humedad acumulada puede favorecer la aparición de hongos o musgo. Por ese mismo motivo, se aconseja cortarlo por última vez antes de la llegada del frío. Una hoja más larga recibirá más insolación (aunque la luz del sol sea más débil), y será más resistente a la aparición de malas hierbas.

Si dispones de espacio, ¡no tires las hojas secas! Acumúlalas porque nos servirán para acolchar la base de frutales y arbustos cuando llegue el frío.

No olvides el abono en otoño

¿Recuerdas cuando hablábamos de que los abonos ricos en fósforo y potasio favorecen la floración? Pues el potasio en concreto también será de gran ayuda cuando llegue el frío, porque aumenta la resistencia de la mayoría de plantas ante las heladas. Busca uno en que el N (nitrógeno) sea muy bajo, porque lo que buscamos es proteger nuestras plantas, y no «despertarlas». Eso ya lo haremos cuando se acerque la primavera.

Las flores de otoño

Si quieres seguir disfrutando de flores durante el otoño y el invierno, compra pensamientos o violas. Son plantas que requieren un buen drenaje y una humedad constante, y se adaptan muy bien a parterres, jardineras o macetas. Aunque son bastante parecidas, se distinguen por el tamaño de las flores (los pensamientos son más grandes) y la gama cromática que ofrecen.

Los ciclámenes que pusimos a la sombra en verano empezarán a brotar. Es buen momento para devolverles los cuidados que se merecen. Ante todo, recuerda que es una bulbosa, y que al regar debes distribuir el agua alrededor de la planta en lugar de en el centro. Ahí es donde está el bulbo (que es redondo y aplanado), y podría pudrirse. También es recomendable evitar que se acumule agua en su base. Si usas platos bajo tus macetas, intenta vaciarlos entre riegos.
El secreto para unos ciclámenes de escándalo es buscarles un rincón sin corrientes de aire y que no esté excesivamente soleado. Te lo agradecerán con flores continuadas hasta bien entrada la primavera.

Los Aster (o margaritas de colores), son primas hermanas de las blancas pero florecen ahora, en otoño. Aguantan bien las bajas temperaturas y para ello debemos abonarlas durante el otoño. Llenarán de color los meses más sombríos del año.

Nos gustaría saber qué plantas soléis cultivar en otoño. ¿Nos lo explicáis en los comentarios? ¡A disfrutar del otoño!

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: