Llega octubre y con él, bajan las temperaturas. Ya os lo contábamos en nuestro último artículo: los meses otoñales son perfectos para trasplantar algunas plantas, renovar el huerto urbano y preparar el césped para cuando llegue el invierno. Pero hoy vamos a contaros más detalles sobre cómo realizar el proceso así que ¡vamos a ello!

Plantar los bulbos de otoño

Las bulbosas que florecen en primavera suelen sembrarse a partir de este mes. Pero hay algo que debes tener en cuenta: la temperatura tu zona.
Todas las variedades precisan noches frías y días templados. ¿Donde vives aún hace calor? Pues espera un poco a que bajen las temperaturas. Si en cambio, ya hace días que por la noche te tienes que abrigar, es el momento idóneo para plantarlos.

La idea es que los bulbos estén plantados antes de la llegada de los primeros fríos. De esta manera pasarán el invierno en estado vegetativo y serán las temperaturas primaverales los que los harán brotar.
Si realizamos la siembra con buenas temperaturas, pueden creer que están en primavera y empezar a crecer. Esto sería fatal para ellos si llega el frío cuando ya se han desarrollado.

Calendario del césped en Octubre

Es un buen momento para replantar césped en aquellas zonas donde haya calvas. Aprovéchalo si las temperaturas acompañan o déjalo ya para primavera si refresca incluso de día.
Notarás que su crecimiento empieza a ralentizarse, por lo que las siegas se espaciarán. Además, es conveniente ir dejándolo algo más largo porque le permite resistir mejor el frío.

Paralelamente, inicia un abonado rico en potasio para fortalecerlo de cara al invierno y presta atención a la aparición de musgo. Puede salir en sectores menos soleados o que tienden a encharcarse. Si ya te ha ocurrido en otras ocasiones, aplica un producto antimusgo, e intenta que esa zona tenga un buen drenaje.

El césped suele formar una especie de fieltro: son restos de hojas y raíces secas, y tierra que se compactan y se convierten en un impermeable. Es importante eliminarlo con un escarificador y realizar un aireado para evitar encharcamientos. El escarificado lo elimina, y el aireado realiza agujeros en la tierra que favorecerán el drenaje.

Una vez finalizada esta tarea, el césped estará mucho más receptivo a ese abonado del que os hablábamos antes. De lo contrario, el fieltro impedirá que la tierra (y por tanto las raíces), sean capaces de absorber los nutrientes.

El riego del jardín en Octubre

Las lluvias harán su aparición y nos obligará a reprogramar cualquier riego automático que tengamos instalado. Es un momento ideal para hacerse con un depósito de recogida de agua de lluvia. No solo ahorraremos en nuestra factura sino que obtendremos un agua ideal para el riego de todas nuestras plantas.

El huerto en Octubre

La mayoría de hortalizas de verano están finalizando su ciclo productivo. Si no las has arrancado aún, intenta hacerlo pronto para que las de otoño tengan tiempo a desarrollarse antes de la llegada del frío.
Es el momento de trasplantar cebollas, escarolas, lechugas, puerros, coles de todo tipo y fresas.
Puedes sembrar ajos, rúcula, espinaca, rabanito, puerro, canónigos, lechugas, cardos, borrajas así como habas y guisantes en zonas de invierno templado. Si las temperaturas en tu zona son ya muy frías, espérate a sembrarlas en primavera.

Los ajos son hortalizas que crecen lentamente si esperamos cosecharlas cuando están totalmente formadas. Es decir, cuando se convierten un cabezas de ajos.
Pero se desarrollan rápidamente y en un par de meses los podríamos cosechar como ajos tiernos, por lo que os animo a sembrarlos en cualquier maceta o jardinera que tengáis.

Llenadlas con un buen sustrato y clavad en ella los dientes de ajo, con la punta mirando hacia arriba. De la base (la parte más dura, que desechamos al usarlos en la cocina) es por donde aparecerán las raíces.

Enterradlos bien, apretándolos hasta que queden totalmente cubiertos de tierra. Regad a continuación y en un par de semanas como máximo, empezarán a brotar. Si tenéis peques en casa, os animo a realizar esta siembra con ellos. Poned un diente de ajo al revés, para observar qué pasa. Acabará brotando, aunque tardará más porque la punta se verá obligada a girar hacia el exterior. Proponedles el experimento con un poco de intriga: «¿Qué te parece que pasará? ¿Encontrará el camino correcto?». Ya veréis como es algo que les llena de curiosidad y … ¡quién sabe! Igual con un experimento así conseguís un futuro ayudante en el huerto y el jardín.

Por nuestra parte nos gustaría saber desde dónde nos leéis y qué plantas soléis cultivar durante el otoño. Nos leemos en los comentarios.

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: