El blog de ManoMano.es

Qué plantar en Diciembre

,

Que en diciembre haga frío no significa que no puedas plantar nada ni seguir trabajando en el huerto.
La ventaja de la mayoría de hortalizas que se cultivan en otoño e invierno es que son mucho menos exigentes en riego y cuidados que las de verano. Por ello, bastará con unas horas de atención durante el fin de semana.

Si te preguntas qué plantar en diciembre, te diremos que hay mucho donde elegir:  acelgas, ajos, apio, borraja, brócoli, cardo, cebolla, col, coliflor, espinaca, guisante, haba, puerro, rábano, remolacha y zanahorias.
Para ello necesitarás:

Y para un truquito que te contaremos al final del artículo:

¿Sembrar o trasplantar?

La siembra siempre implica utilizar semillas de la planta que queremos cultivar. Debes aprender a ser paciente, porque desde el momento en que deposites la semilla en la tierra hasta que germina pueden pasar entre cuatro días y un par de semanas. La planta crecerá y al cabo de un mes más o dos, tendrá el tamaño apropiado para trasplantarla al huerto.

Es por ello que en diciembre, te recomendamos que no esperes tanto tiempo, y empieces a cultivar a partir de plantel. Así es como llamamos a estas plantas pequeñitas que alguien ha hecho germinar y crecer para ahorrarnos todo este trabajo y sobre todo, la espera.

En este momento del año, están disponibles las variedades de las hortalizas que hemos mencionado aunque con contadas excepciones: no es fácil encontrar rábanos, remolachas y zanahorias de plantel. Hay una explicación, y es que de estas hortalizas se recomienda hacer lo que se llama una siembra directa porque aguantan muy mal el trasplante. Es decir: las sembraremos siempre a partir de semilla directamente en la tierra del huerto o en tus macetas para que germinen allí.

Las hortalizas de las que consumimos las raíces agradecen que la tierra esté muy blanda y esponjosa. Si cultivas directamente en el suelo, te recomiendo trabajarlo muy bien con una azada o un motocultor para conseguir una tierra más ligera o las raíces tendrán dificultades para engordar.

Si tu tierra es arcillosa y tiende a compactarse, puedes aligerarla añadiendo materia orgánica como estiércol de caballo (que contiene mucha paja), o compost.

En cambio, si cultivas en macetas o jardineras observarás que funcionan muy bien porque los sustratos en que cultivamos suelen ser poco pesados.

Consejos para plantar en diciembre

Es muy importante no enterrar demasiado las semillas. Si eres de los que cuando has sembrado algo has hecho un agujero con el índice y has echado las semillas ahí, es probable que no haya salido nada. Y es que la norma debería ser no enterrar nunca una semilla más de dos veces su tamaño.

¿Te sorprende? Probablemente sí, porque en muchas de ellas (sobre todo cuando veas lo pequeñas que son), te parecerá que apenas las estás enterrando. Pero así es como debe ser.

Las semillas contienen una reserva de energía que les permitirá crear las primeras raíces y los cotiledones, las dos primeras hojitas que verás aparecer en cuanto germinen. A partir de ese momento, serán las hojas las que empezarán a realizar la fotosíntesis para alimentarse. Es por ello que si las entierras más de la cuenta, la reserva de energía se agotará antes de que puedan salir al exterior y por ello puedes pensar que empezar un huerto desde semilla no funciona.

Matas de guisante en flor

Otras tareas del huerto en diciembre

Puede que hayas decidido que el año que viene quieres dedicarle algo más de espacio a tu huerto y para ello vas a limpiar de hierbas o césped una zona del jardín.
Si es así, es una época apta como otra para empezar a trabajar en ello. Sí, sí, ¡aunque haga frío!

Empieza segando al ras todo aquello que esté creciendo y a continuación, riega generosamente para favorecer que germinen las semillas que puedan quedar sobre la tierra. Cubre todo el espacio con malla antihierbas, clavándola en la tierra o sujetándola con piedras. Cuanto más opaca sea esta malla, mejor, porque así las semillas que pudieran germinar acabarán muriendo por falta de luz.

Cuando empiece a hacer mejor tiempo, podrás pasar el motocultor, añadir una buena cantidad de abono orgánico y dejar que se vaya incorporando poco a poco mientras planificas la temporada de verano.

Acabamos con un consejo para principiantes: es normal que el crecimiento de las plantas sea un poco lento en esta época del año. Por favor, no pienses que estáis haciendo algo mal o que las plantas están enfermas. Simplemente es el frío, que ralentiza su crecimiento.
Aprovecha estos meses más tranquilos para hacer bricolaje y planificar el huerto de verano.

Responder

Your email address will not be published.