Las plantas perfumadas llenan siempre de alegría un hogar. Pero además, tienen la cualidad de perfumar cualquier terraza, balcón o jardín con su penetrante aroma, ya sea de día o de noche. Nos gustaría animarte a cultivar algunas de ellas para que disfrutes de su perfume, su follaje y de sus hermosas flores.

Plantas perfumadas con flores

Jazmín

Cosecha las flores de jazmín al atardecer, justo antes de que se abran. Además de perfumar, ahuyentarán a los mosquitos.

El jazmín es uno de los arbustos perfumados más cultivados en España. Sus flores se abren al atardecer, llenando cualquier patio, terraza o balcón con un perfume dulzón.
Se adapta sin problemas al clima mediterráneo, y su cultivo únicamente presenta dificultades en las zonas más frías del país. Puedes plantarlo en la tierra del jardín pero también en macetas y jardineras de gran tamaño.

Galán o dama de noche

Este arbusto de hoja perenne florece durante todo el verano, y al igual que el jazmín, sus flores se abren al anochecer. Puede plantarse en macetas o en el suelo, en ubicaciones a pleno sol o en una ubicación con sombra parcial. El frío es su peor enemigo, por lo que no se recomienda en zonas con inviernos rigurosos.

Rosales

Las rosas son una de las flores más apreciadas, pero no todas sus variedades son igual de perfumadas. Elige tu rosal entre las distintas variedades e híbridos, y entre los más fragantes, decide en función de si lo vas a cultivar en macetas o en el suelo. Hay rosales trepadores, híbridos de té, floribunda y minis, además de variedades antiguas que pueden adaptarse mejor a tu región.

Bulbosas con flores perfumadas, ideales para espacios pequeños

Aunque también son plantas de flor, hemos creído conveniente hacer un apartado especial para las bulbosas perfumadas. Se adaptan perfectamente a macetas y jardineras de pequeño tamaño, por lo que podrás cultivarlas en espacios muy reducidos e incluso en interiores luminosos. Son ideales si lo que buscas es una planta que además de color y vistosidad, llene de perfume tu hogar.

Azucena

Esta bulbosa se siembra a mediados de primavera e inicia su floración en verano. Sus flores duran unas 2 o 3 semanas, por lo que puedes sembrarlas con una semana de diferencia para escalonar la floración y disfrutarlas durante más tiempo.

Freesia o fresia

Este es un bulbo de floración primaveral, por lo que su siembra se realiza en otoño. En zonas frías sería conveniente proteger el suelo con un acolchado de paja o iniciar el cultivo en interior. Disponible en distintos colores, su fragancia es muy delicada y gusta de ubicaciones a pleno sol o con sombra parcial.

Jacinto

Otra bulbosa de floración primaveral, fragante perfume y disponible en distintos colores. Puede cultivarse en interiores luminosos e incluso poniendo el bulbo en agua. Al acabar la floración, es conveniente dejar engordar el bulbo para que vuelva a ofrecernos sus flores la primavera siguiente.

Narciso

Los narcisos pueden cultivarse en parterres o en jardineras, ya sea solos o combinados con otros bulbos de floración primaveral. Si disponéis de espacio, tened en cuenta sus distintos colores para formar hermosos tapices florales en combinación con otras bulbosas de floración más tardía.

Plantas perfumadas sin flores

Si buscáis plantas perfumadas en las que el verde sea el protagonista, ¿porqué no añadir algunas aromáticas a vuestro jardín, terraza o balcón? Si quieres agruparlas, lo único que debes tener en cuenta es que no todas requieren la misma cantidad de riego, y que algunas mueren al finalizar la temporada, como ocurre con la albahaca.

Tomillo y romero, las aromáticas de secano

Si hemos tenido la oportunidad de ver estas plantas en su hábitat natural, podemos darnos cuenta de que se dan bien en ubicaciones soleadas, secas e incluso pedregosas. Aunque las variedades que se comercializan no son exactamente las mismas, puede darnos pistas respecto a sus necesidades de riego, que son más bien escasas. 

Podemos cultivarlas juntas sin problema, pero es conveniente evitar combinarlas las que os proponemos a continuación, que necesitan riegos más frecuentes y abundantes.

Además, se trata de plantas perennes, que vivirán durante mucho tiempo en nuestro jardín o en macetas y jardineras, por lo que pueden acabar desarrollándose todo lo que les permita el espacio en el que las estamos cultivando.

Menta, hierbabuena y albahaca: aromáticas perfumadas de riego frecuente

La menta, la hierbabuena y la albahaca son dos plantas aromáticas que se adaptan bien a ubicaciones soleadas o en semisombra, y les gusta los sustratos húmedos. En invierno, la parte aérea de la menta y de la hierbabuena desaparece, pero sus raíces se mantienen vivas, formando estolones que brotan con la llegada de la primavera. Es una aromática considerada como invasiva, ya que va creciendo bajo tierra y puede aparecer nuevos brotes a bastante distancia de donde la plantamos originariamente.

La albahaca, es un cultivo propio de los meses de verano, que se siembra en primavera y muere con la llegada de los primeros fríos. Podemos elegir entre distintas variedades: la albahaca de hoja pequeña (que ahuyenta los mosquitos y otras plagas del huerto o el jardín), la italiana o de hoja grande (ideal para hacer pesto o ensaladas refrescantes para el verano), la albahaca morada o sagrada, así como las variedades con aroma a limón o a canela.

¿Qué otras plantas perfumadas cultivas en tu hogar? ¿Te apetece compartirlo con la comunidad ManoMano? Nos gustará verlas en las redes y aprender más en tus comentarios. 

Avatar
Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: