Un ventilador de techo resulta idóneo para refrescar tu vivienda en verano, pero también puede contribuir a que el calor de la calefacción se distribuya mejor en invierno. Además, su funcionalidad aumenta en caso de incorporar iluminación. En esta guía práctica encontrarás todas las claves para elegir el ventilador de techo que mejor se adapte a tus necesidades.

Antes de la llegada de los aparatos de aire acondicionado, el ventilador de techo era la solución más empleada para refrescar las estancias de viviendas y comercios. A día de hoy sigue habiendo una gran demanda debido a su sencillo funcionamiento y a sus ventajas frente a los aparatos de aire acondicionado:

  • Su consumo es muy inferior, concretamente puede llegar a gastar hasta un 90% menos de energía.
  • No resecan el ambiente, evitando resfriados, dolores de garganta y sequedad en los ojos, aunque se tenga toda la noche encendido.
  • Son estéticos y aportan un plus decorativo a cualquier estilo debido a que existen multitud de modelos entre los que elegir.
  • Invirtiendo el sentido del giro de las aspas remueven el aire caliente que se acumula en la parte superior de la estancia haciendo que el calor fluya hacia abajo. Esta funcionalidad lo convierte en un complemento ideal al sistema de calefacción, ayudando a que sea más eficiente.
  • Se pueden instalar tanto para dentro como para fuera de casa. Algunos modelos de exterior incluyen un nebulizador de agua para crear un ambiente más fresco.

Tipos de ventiladores de techo

Los ventiladores de techo se pueden clasificar según su funcionalidad, forma y funcionamiento.

Con o sin iluminación integrada

Aunque la principal función de un ventilador es la de climatizar y no la de iluminar, la iluminación le aporta una doble funcionalidad al ventilador de techo:

  • Sin iluminación: son más sencillos y económicos. Resultan adecuados para habitaciones que dispongan de puntos de luz repartidos por la estancia.
  • Con iluminación: permiten tener iluminación y ventilación simultáneamente o de forma independiente. Esta iluminación puede ser mediante bombillas o LED integrado. En el caso de la iluminación LED, se puede regular la intensidad y el tono de luz mediante un mando a distancia para adaptarla a tus necesidades.

Modelos de ventiladores de techo

En general, según su forma los ventiladores pueden ser con y sin aspas visibles. Entre los modelos con aspas visibles, los más habituales son los que cuentan con 3 o más aspas de madera, metal o PVC. Además, también existen ventiladores que incorporan aspas retráctiles que se integran dentro del ventilador cuando no está en uso. Esta particularidad hace que el ventilador pase desapercibido, ya que su aspecto externo es el de una lámpara o plafón.

Entre los ventiladores con aspas no visibles los más comunes son los que tienen forma de disco y las aspas escondidas detrás de la rejilla.

Tipo de motor y giro de las aspas

El motor de un ventilador de techo puede ser de corriente alterna (AC) o de corriente continua (DC). Los de corriente continua cuentan con una serie de ventajas frente a los de corriente alterna:

  • Son más silenciosos
  • Consumen hasta un 60% menos
  • Tienen un menor desgaste por lo que son más duraderos
  • Permiten graduar de forma más precisa la velocidad de giro de las aspas

Por otra parte, algunos ventiladores incorporan la función inversa que permite que las aspas giren en el sentido contrario para poder emplearlo durante los meses más fríos, ya que ayuda a remover el aire caliente que se acumula en la parte superior de la estancia.

Cómo instalar un ventilador de techo

Cuando se vaya a instalar un ventilador de techo hay que asegurarse de que el techo puede soportar el peso del ventilador y respetar las distancias de seguridad al techo y a su alrededor.

Aunque cada modelo de ventilador tiene su propia guía de instalación, generalmente se han de seguir los siguientes pasos:

  1. Identificar las piezas que componen el ventilador.
  2. Montar las diferentes partes: aspas, motor, embellecedor, tija, florón y soporte. Para ello, necesitaremos un destornillador de mano y un taladro para realizar los orificios en el techo.
  3. Realizar las conexiones eléctricas. Para ello, puede que necesitemos unos alicates pelacables.
  4. Configurar y vincular el mando a distancia en su caso y comprobar el perfecto funcionamiento del ventilador.
cómo instalar un ventilador de techo

Todas las claves para elegir un ventilador de techo

A la hora de elegir el ventilador de techo que mejor se adapte a tus necesidades, existen una serie de factores clave que se han de tener en cuenta:

  • Tamaño de las aspas. A mayor diámetro o longitud de las aspas, mayor volumen de aire será capaz de desplazar el ventilador. Nuestro consejo es que se elija el ventilador de mayor tamaño posible, ya que será más silencioso y consumirá menos un ventilador grande girando despacio, que uno pequeño girando rápido.
  • Tamaño de la estancia. Para habitaciones de hasta 13 m2 se aconseja un ventilador de diámetro menor a 107 cm, entre 13 y 18 m2 menor a 132 cm de diámetro y entre 20 y 27 m2 de 132 cm de diámetro. Cuando la estancia tenga más de 27 m2 se instalarán varios ventiladores dejando un espacio de 3 o 4 metros desde su centro.
  • Tipo de techo. Si el techo está inclinado habrá que comprobar que el ventilador acepta este tipo de montaje y que al girar las aspas no tocan el techo o algún elemento estructural, como una viga. En estos casos, recomendados elegir un ventilador de tamaño compacto o sin aspas visibles. Por otra parte, si el techo es alto, la mejor opción es un ventilador con control remoto.
  • Iluminación integrada. Siempre será preferible escoger un ventilador con iluminación integrada cuando no se cuente con otras fuentes de luz alternativas a la del techo. Para activar el ventilador y la luz por separado, resultan más prácticos los ventiladores con mando a distancia o con control por voz.
  • Nivel de ruido. Los tres factores que afectan al ruido que produce un ventilador son el sonido de las palas al cortar el aire, el tipo de motor y la velocidad de giro. Por ello, para dormitorios se aconseja instalar ventiladores con una velocidad mínima de giro de unas 70 a 90 revoluciones por minuto y con motor DC al ser más silenciosos.
  • Estilo del ventilador. Los ventiladores con aspas de madera resultan elegantes, acogedores y son fáciles de combinar con el resto de mobiliario. Sin embargo, los ventiladores con forma de disco y sin aspas visibles son idóneos para un estilo contemporáneo y urbano.

Finalmente, siguiendo unas sencillas tareas de mantenimiento prolongarás la vida útil de tu ventilador de techo:

  • Verificar la posición de las aspas y corregir su inclinación en caso de que sea necesario.
  • Engrasar el motor si empieza a hacer ruido.
  • Comprobar un par de veces al año las conexiones y la sujeción al techo.
  • Limpiar una vez al mes con un paño suave para eliminar el polvo acumulado.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a elegir un ventilador de techo que se adapte a las necesidades y a la decoración de tu hogar.

Autor

Mari Luz es la autora del blog Bricoydeco y algo más... DIYermanica, amante del reciclaje, tuneo y customización de muebles y objetos que con mucho cariño les da una segunda oportunidad para convertirlos en piezas únicas.

Escribe un comentario