El Ficus lyrata o higuera de hoja de violín es una de las plantas de interior que más se fotografían en las redes sociales. Fácil de cultivar, sus enormes hojas le darán ese toque verde que tanto deseas para tu salón. Conozcamos sus necesidades de cultivo para que disfrutes de su belleza durante mucho tiempo.

Cómo cuidar un Ficus lyrata

Luz y temperatura

El Ficus lyrata es una planta originaria de África que puede cultivarse en exterior igual que otros ficus. Eso sí, necesita temperaturas templadas que no bajen de los 15ºC, aunque los ejemplares adultos y bien instalados podrían resistir puntualmente temperaturas algo más bajas.

Como planta de interior, se adaptará sin problemas a las temperaturas habituales que solemos tener en nuestras casas.
Necesita una buena iluminación sin sol directo, por lo que debes buscar un espacio lo más luminoso posible.

Sustrato y trasplante

Como veremos más adelante, el Ficus lyrata no soporta los encharcamientos, por lo que es preferible utilizar sustratos ligeros y bien drenados. Si te decides a trasplantarlo a una maceta de mayor tamaño, añade arlita o piedra volcánica en la base y utiliza un sustrato para plantas de interior.

Al cortar una hoja o el tallo, aparecerá una sustancia lechosa que puede tardar algunos días en cicatrizar. Este látex puede producir alergias: mantén la planta lejos del alcance de los niños y de las mascotas.

Riego del Ficus lyrata

Dejar que el sustrato se seque entre riegos es la mejor manera de evitar excesos de agua que podrían ser fatales para esta planta. Si utilizas platos debajo de la maceta, evita que se acumule en ella el agua de drenaje, que podría provocar hongos o en el peor de los casos, pudrición de las raíces.

Durante el otoño y el invierno, suele bastar con un riego semanal, pero en verano necesitará agua con más frecuencia. En climas muy secos, agradecerá que pulverices sus hojas, algo que puedes sustituir por una buena ducha que te permitirá, además, limpiar las enormes hojas del Ficus lyrata.

Abonado

Utiliza un abono específico para plantas de interior, que sea rico en nitrógeno. Sigue las instrucciones del fabricante en cuanto a su dosis y no abuses de él durante los meses de otoño e invierno.

Si sueles olvidarte de fertilizar tus plantas con regularidad, pueden serte muy útiles los abonos en formato sólido que tienen forma de bastoncillo. Se clavan en la tierra de la maceta y se van deshaciendo poco a poco al regar. Su duración es de dos a tres meses. ¡Anótalo en tu agenda para no olvidarte!

Cómo limpiar las hojas del Ficus lyrata

Si algo nos encanta del Ficus lyrata son sus enormes hojas. Pero precisamente por su tamaño, el polvo se acumula sobre ellas. Esto no solo las afea, sino que puede obturar los pequeños poros de las hojas, impidiéndoles respirar y realizar la fotosíntesis con normalidad.

Es muy fácil limpiar sus hojas, y para ello te recomendamos utilizar un paño de microfibra humedecida en agua. Sostén una hoja sobre la palma de tu mano abierta y pasa delicadamente el paño por toda su superficie. Enjuaga el paño y vuélvelo a pasar para devolverles su brillo.

Las enormes hojas de Ficus lyrata suelen acumular bastante polvo. Límpialas regularmente para que puedan respirar con normalidad.

Dar brillo a las hojas de las plantas con cerveza, leche o vinagre

Si quieres que brillen aún más, puedes utilizar dos líquidos que casi seguro tienes en la cocina. Elimina primero el polvo como hemos explicado anteriormente y a continuación, dales brillo con cerveza o con vinagre:

  • Humedece el paño con cerveza, escúrrelo bien y pásalo sobre las hojas de tu higuera de hoja de violín y de cualquier otra planta de interior
  • Si prefieres usar vinagre, añade un chorrito a un litro de agua y humedece el paño con la mezcla. 
  • También puedes utilizar leche del mismo modo que harías con el vinagre: añadiendo un chorrito al agua, y mojando el paño en ella.

Acabamos como siempre con una experiencia personal relacionada con el riego: las hojas del Ficus lyrata son un muy buen indicador de las necesidades de agua de la planta. Cuando la necesitan, tienden a volverse lacias, indicando perfectamente que necesitan un riego urgente, ¡ya! 

Esto puede ser de gran utilidad cuando la planta llegue a tu casa, o cuando empieza a hacer calor, un momento en que necesitará riegos más frecuentes.
De hecho, esta “expresividad” de las hojas de las plantas, es bastante común: basta con aprender a mirarlas con otros ojos para saber lo que necesitan. 

¿Nos cuentas tus trucos para cuidar del Ficus lyrata o higuera de hoja de violín? Nos encantará seguir aprendiendo de los cuidados de esta preciosa planta.

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario