phalaenopsis

¿Te han regalado una orquídea y no sabes cómo cuidarla? ¿O ya tienes una y no sabes qué hacer para conseguir que vuelva a florecer? En este artículo daremos respuesta a estas dudas y algún que otro consejo que te será de utilidad.

Necesidades de luz de las orquídeas

La mayoría de las orquídeas necesitan mucha luz. Esto favorecerá su crecimiento y las futuras floraciones.
Te aconsejamos que las sitúes junto a tu ventana más luminosa, evitando el sol directo.
Si tu mejor ventana recibe sol durante algunas horas pero tienes cortinas tipo visillo, no tengas ninguna duda: una gran cantidad de luz atenuada es justo lo que necesitan.

Las Cymbidium en concreto, pueden situarse en el exterior durante gran parte del año. Búscales un rincón protegido del sol directo durante las horas centrales del día y éntrala en casa cuando las temperaturas empiecen a bajar.

Cómo regar tus orquídeas

Una de las cosas que más me sorprendió de mi primera Phalaenopsis fue ver que a través de su maceta traslúcida se observaba un amasijo de raíces. Esto me chocó bastante, quizá porque no estamos habituados a ver las raíces de las plantas. El uso de macetas semitransparentes no es baladí: el aspecto de sus raíces nos permitirá determinar si tenemos que regar o no nuestra planta.

Cymbidium

Algunas variedades de orquídeas son epífitas. Esto significa que en la naturaleza, suelen crecer en las ramas de los árboles, a los que se sujetan. No son plantas parásito, sólo los usan como soporte. Y por ello no nos debería extrañar ver raíces sobre el sustrato, o colgando fuera de la maceta. Es algo normal y necesario, porque esas raíces también realizan la fotosíntesis.

Volviendo al riego: os aconsejo utilizar agua embotellada si la del grifo es muy dura, o tiene mucho cloro. Pensad que se regarían solo con agua de lluvia en su hábitat natural.
Debemos evitar los encharcamientos, y por ello es importante que las macetas cuenten con un sustrato que drene bien o que las dejemos escurrir bien tras el riego.

La norma en cuanto a la periodicidad del riego depende de la temperatura ambiental. Es aconsejable dejar secar el sustrato casi completamente u observar el aspecto de las raíces en las variedades en maceta semitransparente. Si su color es de un verde intenso, aún tienen suficiente agua. Si pasan a un verde grisáceo, deberemos volver a regar.

La pulverización de las plantas

Al tratarse de plantas en cuyo hábitat existe una elevada humedad ambiental, se aconseja pulverizarlas con regularidad evitando que caiga agua sobre las flores.
También podemos conseguir aumentar la humedad ambiental situándolas dentro de un cubremacetas estanco en el que añadiremos unas bolitas de arcilla y un poquito de agua. El agua no debe llegar a tocar la base de la maceta que contiene nuestra planta porque no estamos buscando un riego por capilaridad.

orquidea-manomano

El abono de las orquídeas

Las orquídeas son capaces de absorber nutrientes tanto a través de sus raíces como de sus hojas.
Por ello, en el mercado encontraremos abonos para su uso con el agua de riego o para pulverización foliar.

Lo mejor es ir alternándolos, siguiendo las pautas y dosificación recomendadas por el fabricante. Eso sí, estas plantas siguen un proceso similar a otras que podamos tener en el jardín: florecen, entran en un período de “pausa”, para luego volver a crecer y dar flores de nuevo.

Para ayudarlas en cada una de estas etapas seguiremos el mismo proceso de abonado que ya os contamos en esta entrada titulada “El abono de nuestras plantas”. Para favorecer el crecimiento agradecerán un aporte extra de nitrógeno, y para la floración, un extra de fósforo y potasio.

Quisiera acabar este artículo compartiendo una experiencia personal con mi primera orquídea. Se trata de una Cymbidium que me regalaron y que trasplanté sin dudarlo porque venía apretadísima dentro de una maceta muy pequeña. La planta parecía pedirlo a gritos y yo, simplemente, procedí como hacemos con otras plantas cuando vemos que ya no tienen apenas espacio.

Pues bien, esta Cymbidium tardó tres años en volver a florecer. Empleó toda su energía en crecer y crecer dentro de ese nuevo sustrato y hasta que no volvió a estar “apretada”, no emitió su primera vara floral. Desde entonces, no las trasplanto hasta que no encuentro necesaria su división o considero necesario eliminar raíces muertas o renovar el sustrato.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda. ¿Cuál es vuestra orquídea preferida? Nos gustará leer vuestros comentarios.

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

1 Comentario

  1. Lo de que las raíces hacen fotosíntesis es una verdad a medias.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: