Algún día teníamos que hablar de plantas todoterreno, ideales para despistados y que se adaptan a situaciones con poca luz. La Sansevieria, lengua de tigre, de suegra, o espada de San Jorge es una de las plantas más resistentes, casi indestructible. 
Vamos a aprender más sus cuidados.

Sanseviera, lengua de suegra o espada de San Jorge

La variedad más conocida de esta planta forma largas hojas de color verde con borde amarillo. Es una planta rústica, originaria de Sudáfrica. Pero cada vez es más fácil encontrar distintas variedades, con hojas planas, lisas, variegadas, cilíndricas y en distintos tonos de verde.

Una de sus particularidades es que las hojas son gruesas, capaces de almacenar agua. Y esto ya nos debería dar una pista sobre sus necesidades de riego: como las crasas, prefiere riegos puntuales, y esporádicos. 

Necesidades de luz

Sansevieria cylindrica
Las hojas de la Sansevieria cylindrica son gruesas y duras. Atención a las puntas de las mismas: esta en concreto está pidiendo riego a gritos.

Se cultiva habitualmente como planta de interior, aunque podría crecer sin problemas en semisombra en un jardín de una zona cálida. En interior, es famosa por adaptarse perfectamente a ubicaciones con poca luz: pasillos, recibidores, y rincones poco iluminados.

Eso sí, su color puede variar ligeramente en estas condiciones: a más luz, más intensos serán sus tonos verdes.

Sustrato

Podemos cultivarla tanto en sustrato universal como en un sustrato específico para cactus. Sí, soy consciente de que son recomendaciones contradictorias, y que el sustrato universal retiene bastante humedad mientras que el de cactus favorece el drenaje. 

Pero elegir uno u otro puede ser una solución tanto para los que regáis más de la cuenta (lo mejor para ti es un sustrato para cactus) como para los despistados que soléis olvidarlo (elige un sustrato universal).

Es una planta que crece mejor cuando está algo “apretada”. Por ello, no suele ser necesario trasplantarla de manera inmediata, y cuando lo hagas, elige una maceta de un tamaño ligeramente mayor. 

Riego

Hijuelos de sansevieria
Las Sansevierias se reproducen sin hacer nada: veréis que en la base empiezan a aparecer nuevos brotes durante la primavera y el verano.

Las Sansevierias (igual que ocurre con los cactus y las crasas), crecen mejor cuando nos olvidamos un poco de ellas. En verano suelo regarlas cada dos o tres semanas, y en invierno, una vez al mes.
Prestad especial atención en aquellas variedades en que la disposición de las hojas forma una especie de cáliz: evitad que el agua de riego quede retenida en su interior. Para evitar problemas, el agua de riego, siempre sobre el sustrato.

Son plantas que no necesitan recibir pulverizaciones sobre las hojas. Lo que sí agradecerán es que las limpiemos de vez en cuando con un paño húmedo. Suelo hacerlo el día que las riego, para eliminar así el polvo que puedan acumular.

Abono

El abonado de las Sansevierias debe ser muy puntual y esporádico. Utilizo un abono para cactus y crasas una vez al mes durante la primavera y el verano, y no las fertilizo durante el otoño y el invierno. Un abono para plantas verdes o plantas de interior te servirá igual, aunque en este caso lo mejor es utilizar la mitad de la dosis indicada para tus Sansevierias.

Multiplicación

Es una planta de crecimiento lento y multiplicación sencilla. Bajo tierra, forma rizomas de los que aparecerán nuevos brotes, unos cuatro o cinco por temporada. 

Para multiplicarla, lo más sencillo es dividir el rizoma intentando que en cada corte queden un par de hojas.

sanseviera en agua
Probad a reproducir cualquier variedad de Sansevieria en agua. En menos de un mes ha aparecido un nuevo brote.

También he conseguido reproducir la Sansevieria cylindrica en agua. Al manipular la planta para trasplantarla, uno de los nuevos brotes se quedó en mis manos y decidí meterla dentro de un vaso, a ver qué pasaba.
Como podéis ver en la foto, aparte de nuevas raíces, está echando un nuevo brote que trasplantaré muy pronto.

La Sansevieria trifasciata (la variedad más común, de hojas largas y planas), se multiplica por división de rizomas y/o de hojas.
Si conseguís una hoja, cortadla en trozos de unos 4 cms y clavad en sustrato la mitad de la misma. En primavera, bastan 30 días para que forme raíces que darán lugar a nuevas plantas.

Acabamos con un par de datos interesantes sobre la Sansevieria:
Es una planta tóxica para perros y gatos debido a la saponina que contiene sus hojas. Los síntomas que pueden presentar son vómitos y diarreas. No es una intoxicación grave, pero no está de más saberlo si vuestras mascotas son aficionadas a mordisquear plantas.

Y por último, contaros que la NASA la ha catalogado como una planta purificadora del aire, eliminando benceno, xileno, tricloroetileno, tolueno y formaldehído. Además de decorativa, ¡purificadora!

¿Cuáles son vuestras Sansevierias preferidas? Nos gustará leerlo en los comentarios.

Avatar
Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: