El comienzo de una nueva etapa, una vida en un lugar mejor, vivir en tu casa ideal… son muchas las razones para hacer una mudanza. Pero, lejos de engañarnos, cuando llega el momento de ponerse manos a la obra, empaquetar tus pertenencias y organizar cómo van a ser tus últimos días en tu vivienda es cuando nos damos realmente cuenta de que hacer una mudanza no es una tarea fácil, ni mucho menos relajada. 

Pero, aunque sean días llenos de intensidad y trabajo (que seguro tendrán su recompensa), existen ciertas pautas para hacer la tarea de mudarte lo más fácil posible y la clave está en una buena organización. Toma nota de estos consejos que te vendrán de maravilla para organizar una mudanza sin estrés.

10 sencillos consejos para hacer una mudanza

1. Antes de comenzar a meter cosas en cajas, ¡haz limpieza!

Una mudanza es el momento perfecto para deshacerte de todas las cosas que ya no utilizas. De hecho, suele ser también cuando descubrimos la enorme cantidad de objetos que tenemos de los que ya ni nos acordábamos. Por eso, teniendo en cuenta que todo lo que nos llevemos a la nueva casa habrá que embalarlo y transportarlo y, por lo tanto, pagarlo, ¿qué mejor que aprovechar para hacer limpieza? Puedes aprovechar esta ocasión para sacarte un dinero extra vendiendo artículos en portales de segunda mano o teniendo un gesto solidario y donándolo en espacios de recogida específicos. 

2. Hazte con tantas cajas como necesites

Para este tipo de situaciones, así como para cualquier tipo de envío, empresas especializadas en el sector como Packlink recomiendan siempre ponerse en manos expertas y comprar cajas de calidad que garanticen la seguridad de nuestras pertenencias. 

3. Anota fuera de la caja qué hay en su interior.

Con el enorme lío que se genera en una mudanza, saber qué contiene exactamente cada caja será vital para evitar confusiones a la hora de instalarte en la nueva casa. Utiliza un rotulador permanente y escríbelo en varias caras de la caja. Además del contenido, puedes añadir información como si se trata de algo frágil que será importante para tener en cuenta tanto por ti como si decides contratar los servicios de una empresa de transportes. 

4. Empieza por aquello que no utilices habitualmente

Parece un consejo de sentido común pero, a veces, el nerviosismo que nos puede legar a causar una situación como una mudanza puede hacer que nos olvidemos de las pautas más básicas. Una buena opción para comenzar será por todos los libros que tienes por casa, los cuales no vas a ponerte a leer durante los próximos días. Como consejo extra: a la hora de embalar libros es recomendable que utilices cajas no excesivamente grandes, ya que, pesan bastante. Una vez embalados los libros piensa en todas aquellas cosas que no usas en tu día a día y comienza por ahí, dejando lo imprescindible para el final.

5. No cierres las cajas hasta que no estén completas

Este consejo te ahorrará tiempo y más de una frustración a la hora de hacer una mudanza, ya que, es muy posible que entre tantas cosas que recoger, pienses que ya has terminado con algo cuando, de repente, aparece algo con lo que no contabas. No precintes la caja hasta que no quede nada más por meter.

6. Desmonta todos los muebles que te lo permitan

Ahorrarás espacio y además evitarás posibles daños en el transporte. Te recomendamos que guardes los tornillos y todo tipo de piezas pequeñas en una bolsita junto con el propio mueble, para saber a cuál pertenecen a la hora de volver a armarlo. En caso de que no puedas desmontarlos, cúbrelos bien con papel de burbujas o el protector que hayas escogido y recuerda no pegar la cinta adhesiva directamente sobre la madera, ya que, podría dañarla. 

7. Ten cuidado al embalar muebles voluminosos. 

Lo más importante es proteger el mueble frente a posibles golpes o arañazos, por eso cubrirlo totalmente con telas o mantas será una buena alternativa antes de envolverlo totalmente con un material específico de embalaje. Además, deberás prestar especial atención a zonas más frágiles como cristales o esquinas. Una buena idea es utilizar palets para una mayor estabilidad durante su transporte.

8. Embala bien los objetos frágiles.

Lo ideal será que utilices algún envoltorio protector especial como el plástico de burbujas y que rodees los objetos con él uno por uno. En caso de no disponer de este tipo de embalaje hay otras alternativas, más económicas pero menos seguras, como papel de periódico.

9. No vacíes ciertos cajones

Cuando vamos a transportar un mueble con cajones que no podamos desmontar, podría parecer una contradicción no vaciarlo por completo con el fin de que pese menos. Sin embargo, llenar estos compartimentos con objetos que ocupen mucho espacio pero que sean ligeros es toda una estrategia de aprovechamiento de espacio. Llénalos, por ejemplo, con cojines o almohadas.

10. Guarda toda la documentación importante en una misma caja y tenla localizada

Escrituras de la casa, contratos de trabajo, recibos de pagos, pasaportes… son muchos los papeles importantes que guardamos en nuestros domicilios y que no queremos que bajo ningún concepto se traspapelen durante la mudanza. Por eso, una buena idea será almacenar toda la documentación importante en una misma caja, de un tamaño pequeño y saber en todo momento dónde está, por si acaso necesitamos alguno de estos documentos. Una muy buena idea será digitalizarlos o pasarlos a algún tipo de memoria externa, como un USB, para que no nos quedemos sin ellos en caso de que se pierda la caja.

¿Cómo ahorrar costes en una mudanza?

En la mayoría de ocasiones hacer una mudanza sin ayuda externa no sale tan económico como puedes pensar, sin contar con el tiempo, esfuerzo y sacrificio que puede suponerte. Deberás ocuparte de todo, desde el embalaje, hasta el transporte de todas tus cajas y muebles, así como de alquilar un vehículo en el que te quepa todo, en el caso de que no tengas uno propio. Por esta razón, contratar un servicio de mensajería puede resultar mucho más económico y, por supuesto, más fácil, cómodo y rápido. 

En Packlink indica trabajan con las principales empresas de mensajería y transportes como SEUR, Correos, UPS o Envialia, cuyas tarifas podrás consultar y comparar a en nuestra web. Tú tan solo tendrás que encargarte de embalar tus cosas y de seleccionar el tipo de servicio que deseas, urgente (en 24 horas) u ordinario. Saber cuánto te va a costar el envío de los paquetes de tu mudanza a tu nuevo domicilio es muy sencillo, solo tienes que seguir estos pasos:

  1. En la página de inicio (https://www.packlink.es/) indica el lugar de origen y de destino del envío.
  2. Añade tantos paquetes como necesites. Deberás saber su peso y sus medidas.
  3. Después, al hacer clic en “Buscar” Packlink te ofrecerá todas las opciones posibles para realizar el envío, junto con los plazos de entrega estimados y el precio total.
  4. Una vez contratado podrás hacer un seguimiento del envío en tiempo real.
  5. Te recomendamos que eches un vistazo a nuestra lista de artículos prohibidos y a nuestros consejos de embalaje
  6. Además, puedes contratar un seguro para todos o para algunos de los artículos que vas a enviar. 

Autor

Escribe un comentario