El blog de ManoMano.es

Cómo preparar semilleros

,

En esta época del año es habitual empezar a preparar semilleros de las plantas que nos acompañarán durante la primavera y el verano. Por ello, hoy queremos compartir con vosotros unos trucos para que vuestros semilleros sean todo un éxito.

Para ello necesitaréis:

Comprueba que es la época más apropiada para sembrar

Los sobres de semillas incluyen un gráfico en el que el fabricante especifica la temporada de cultivo de cada variedad. Y es que, la temperatura que reciben las semillas puede condicionar totalmente su germinación.
Por ello, es probable que te sea de gran ayuda utilizar un germinador eléctrico, que creará las condiciones necesarias para acelerar el proceso.

Normalmente se preparan los semilleros en bandejas de alveolos, o en macetitas preparadas para tal fin. Las semillas son tan pequeñas que de este modo es mucho más fácil tenerlas controladas.
Imagina una semillita (como las de la foto) perdida en la inmensidad de la tierra, del huerto o del jardín. ¿Cómo podríamos estar seguros de que lo que está saliendo son lechugas y no otra cosa?   

Utiliza un sustrato específico o, por lo menos, que sea nuevo

Aunque podríais utilizar tierra de vuestro jardín o de las macetas, siempre se recomienda empezar el proceso con un sustrato nuevo porque así nos aseguramos de que no contiene ningún patógeno que pudiera enfermar las plántulas acabadas de nacer.
Los sustratos para semilleros suelen ser muy ligeros, lo que también facilita el crecimiento de sus pequeñas raíces.

Rellena los recipientes sin apretar

Solemos apretar mucho el sustrato al llenar los semilleros, compactándolo (creo que inconscientemente, para que quepa más).
Es mejor rellenarlos y asentarlo con pequeños golpecitos para mantener su esponjosidad.

Siembra tus semillas superficialmente

Nada de hundir el dedo y dejar caer allí las semillas. Puede que germinen, pero no llegarán a la superfície porque no tienen suficiente energía para ello.
La mayoría de las semillas esperan nacer, empezar a formar raíces, sus primeras hojas y, enseguida, recibir luz. Con ella podrán iniciar a realizar la fotosíntesis (en la que se basa su verdadera alimentación).
Si las enterráis más de la cuenta, esos centímetros se convierten en una profundidad tremenda para ellas, a la que no suelen sobrevivir.

No olvides etiquetar tus siembras

Si utilizas una bandeja de semilleros, no olvides marcar de algún modo qué has sembrado en cada agujerito. Así siempre sabrás qué plantas son las que están naciendo.

El riego de los semilleros

Evita regar las semillas con una regadera, porque podría enterrar las semillas más de la cuenta. Un vaporizador suele ser la mejor solución para mantener el sustrato húmedo y favorecer la germinación.

Cómo tratar las semillas recién germinadas

Para que una semilla germine, es muy importante que se den dos condiciones básicas: una humedad más o menos constante, y una temperatura apropiada. Es por ello que te recomendamos prepararlas dentro de casa, donde será más fácil controlar estas condiciones.
Riégalas (casi) a diario, porque con el calor del hogar, suelen perder humedad. Pero evita siempre encharcarlas ya que podrías estar favoreciendo la aparición de hongos.

Si es tu primera vez, te recomiendo mantenerlas en la cocina, el salón, o un lugar donde vayas a verlas a diario. Así no se te olvidará echarles un vistazo para ver cómo están.

Sácalas al sol

En el momento en que veas las primeros brotes germinados, es importante que reciban mucha luz. Así podrán empezar a realizar la fotosíntesis de la que hablábamos antes. Esto implica situarlas frente a una ventana a la que le dé el sol, o sacarlas al patio o al balcón durante el día.

Puedes protegerlas del frío con un invernadero o utilizando semilleros con tapa. No olvides recogerlas para que pasen la noche dentro de casa, ya que una helada o una bajada drástica de temperaturas las podría afectar.

Y si te parece algo complicado, siempre puedes comprar plantel

El proceso de germinar tus propias semillas es muy gratificante, aunque puede resultar estresante para algunas personas. Regar y controlarlas diariamente, sacarlas al exterior por la mañana y entrarlas por la noche. Tengo amigos a los que se les hace un mundo.

Es por ello que siempre tienes la opción de comprar plantel. Alguien se habrá ocupado de realizar todo ese trabajo por ti, y estarás adquiriendo una planta con el tamaño apropiado para trasplantarla al exterior, en tu huerto o jardín.

Pero ojo: estamos escribiendo este artículo en enero. Asegúrate de que ya es época de trasplante en el exterior antes de situar tus plantas en el exterior.

Nos encantará conocer vuestras experiencias con los semilleros y saber si nuestros consejos os han sido de ayuda. Esperamos vuestros comentarios.

Responder

Your email address will not be published.