Si después de varios meses sin utilizarla te has dado cuenta que tu piscina necesita una serie de arreglos y reparaciones, no puedes perderte esta guía práctica. En ella te explicamos cómo poner a punto la piscina para poder disfrutarla durante todo el verano.

No hay nada mejor que darse un buen chapuzón cuando llega el calor. Por ello, la piscina se convierte en uno de los principales protagonistas del verano, ya que contribuye a sobrellevar las altas temperaturas.

Sin embargo, el paso del tiempo puede hacer que se dañe su estructura, se suelten piezas de gresite o que salte la pintura. Para cada problema hay una solución y en esta guía práctica te los vamos a explicar paso a paso.

cómo rehabilitar una piscina

Cómo reparar las grietas y fisuras de la piscina

En primer lugar, habrá que distinguir entre una fisura y una grieta, ya que cada una requiere un método de reparación diferente.

Fisuras

Una microfisura o fisura se caracteriza porque solo afecta a la parte superficial del mortero. Apenas tiene profundidad y su ancho es inferior a 1 milímetro.

Normalmente se originan por contracciones del mortero debido a variaciones de humedad y/o temperatura. También suelen aparecer en piscinas de nueva construcción.

Se repara fácilmente empleando una masilla o reparador para piscinas, ya que cuenta con las propiedades de adherencia e impermeabilidad adecuadas. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. La piscina deber estar vacía, seca y la superficie libre de polvo, suciedad y moho para asegurar la fijación de la masilla.
  2. Rascar para eliminar las partes mal adheridas.
  3. Preparar la masilla tal y como se indique por el fabricante. Por ejemplo, si es en polvo se prepará agregando agua y se mezclando de forma homogénea. Hay que tener en cuenta que el periodo de trabajo de estas masillas suele ser de varios minutos, por lo que conviene hacer poca cantidad si hay muchas fisuras que reparar.
  4. Aplicar con una espátula.
  5. Esperar el tiempo de fraguado recomendado por el fabricante antes de pintar.
cómo reparar una fisura

Grietas

Una grieta se caracteriza porque su ancho es superior a 1 mm y no es superficial, sino profunda. Suele afectar a todo el espesor de la superficie y producir fugas de agua en la piscina. Para repararlas se han de seguir los siguientes pasos:

  1. Picar la grieta y el mortero de alrededor para sanearlo.
  2. Rellenar la grieta con una primera capa de reparador de piscinas y colocar malla de fibra de refuerzo para que no vuelva a abrirse.
  3. Aplicar una segunda capa de reparador de piscinas para sellar la malla.
cómo reparar grietas

Cómo reparar el gresite para poner a punto tu piscina

Las piezas de gresite de la piscina pueden llegar a desprenderse por una mala elección del mortero cola o una incorrecta aplicación del mismo. También debido a movimientos estructurales o a un mal mantenimiento de la piscina. En cualquier caso, los pasos para reparar el gresite son los siguientes:

  1. Vaciar la piscina y esperar a que esté seca.
  2. Revisar todas las piezas golpeándolas con un mazo de nylon y retirar las que estén un poco sueltas o en mal estado.
  3. Con la ayuda de un martillo y un cincel se retirará el mortero cola que quede en la zona donde estaba pegado el gresite.
  4. Aplicar mortero cola especial para piscinas para fijar las nuevas piezas.
  5. Rejuntar el gresite con un mortero especial para piscinas que sea impermeable.
cómo reparar el gresite

Cómo pintar una piscina

La pintura para piscina es impermeable, tiene una gran adherencia, es resistente a la alcalinidad del agua y cuenta con conservantes antimoho que la mantienen libre de hongos, bacterias y evita la formación de algas. En general, las principales pinturas para piscinas que encontramos en el mercado son:

  • Clorocaucho. Es impermeable, de gran resistencia al agua, a los hongos, a la alcalinidad y a los productos químicos que se utilizan habitualmente para mantener la piscina. Además, se adhiere perfectamente a la superficie y seca relativamente rápido.
  • Pintura para piscinas al agua. Son de bajo olor, evitan la formación de moho y algas y tiene buena resistencia a la alcalinidad que puede estropear la superficie.

Lo más recomendable es que se renueve la pintura con el mismo tipo que se empleó inicialmente, ya sea al clorocaucho o al agua. Si no se sabe con qué pintura se pintó previamente, se recomienda optar por una pintura al agua, ya que la de disolvente podría estropear la superficie.

Por otra parte, a la hora de elegir el color para pintar la piscina debes saber que:

  • Azul: proporciona sensación de limpieza, frescura y claridad.
  • Blanco: aumenta la luminosidad y capta mejor los rayos del sol, por lo que puede elevar la temperatura del agua.
  • Turquesa: aporta un ambiente paradisíaco a la piscina.

Pintar una piscina de obra nueva

No es lo mismo pintar una piscina de obra nueva que una que ya lleva tiempo construida y ha sido pintada previamente. En el caso de las de obra nueva habrá que comprobar que el hormigón está seco y libre de humedad e impermeabilizarla para evitar fugas de agua. Para ello, se debe aplicar una membrana impermeabilizante cementosa flexible reforzada con fibra de vidrio antes de aplicar la pintura para piscinas.

Repintar una piscina

Para renovar la pintura de una piscina previamente pintada se seguirán estos pasos:

  1. Eliminar los restos de pintura antigua mal adherida con una rasqueta o cepillo de púas metálicas.
  2. Limpiar el moho o algas con agua y lejía, enjuagando posteriormente con agua dulce.
  3. Aplicar una primera capa de pintura para piscinas evitando las horas de mayor exposición solar.
  4. Dar una segunda mano una vez haya transcurrido el tiempo recomendado por el fabricante.
cómo pintar una piscina

Cómo mantener la piscina como nueva

No cabe duda que un buen mantenimiento de la piscina favorecerá que se mantenga como nueva por mucho más tiempo. Para ello, te aconsejamos que periódicamente se realicen una serie de tareas:

  • Limpiar los accesorios sumergidos como cestos, rejillas o escalera.
  • Emplear un cepillo para limpiar las paredes o un robot de piscina para el fondo.
  • Limpiar con un recojehojas la línea de flotación de bichos y restos de aceites y cremas corporales.
  • Revisar el sistema de filtración para eliminar la cal acumulada.
  • Sanear el agua con la aplicación de un cloro de acción rápida, ya sea en pastillas o granulado.
  • Comprobar los niveles de pH del agua para verificar que se encuentra en valores óptimos (entre 7,2 y 7,6).
cómo poner a punto la piscina

Esperamos que esta guía práctica sobre cómo poner a punto la piscina te haya resultado de utilidad y te ayude a de rehabilitar tu piscina. Si es así, te recomendamos que revises también estos trucos y tendencias para iluminar tu zona de exterior y así hacer que luzca más en el jardín.

Autor

Mari Luz es la autora del blog Bricoydeco y algo más... DIYermanica, amante del reciclaje, tuneo y customización de muebles y objetos que con mucho cariño les da una segunda oportunidad para convertirlos en piezas únicas.

Escribe un comentario