El blog de ManoMano.es

Cómo instalar un riego por goteo

,

Aunque ya os dimos algunas pautas para regar las plantas, puede que te estés planteando instalar un riego por goteo. Los motivos pueden ser muy diversos: desde la necesidad de automatizar este proceso para que las plantas no queden desatendidas, la optimización del gasto de agua, o simplemente por comodidad.

Por ello, (y ahora que se acercan las vacaciones) queremos darte algunos consejos para que veas que es algo realmente fácil de instalar.

¿En qué consiste un sistema de riego por goteo?

 

El programador

El corazón del sistema es el programador de riego. Se instala en un grifo cercano al huerto o al jardín y se ocupa de abrir y cerrar el paso del agua según lo hayamos programado. Existen distintos modelos y precios para satisfacer distintas necesidades: desde los que pueden gestionar dos zonas distintas de jardín (pieza 1) hasta los que puedes controlar por Internet mediante una app. (pieza 2).  El programador funciona a pilas y puede estar totalmente a la interperie.

Con él controlarás dos variables:

 – la periodicidad del riego (por horas o días)

 – la duración (por minutos o horas).

Os aconsejo empezar con un kit como el de esta imagen. Contiene todo lo que necesitáis para empezar, y siempre podréis ampliarlo ya que las distintas piezas se venden por separado.

En los kits (pieza 3) encontraréis (aparte del programador), dos tipos de tubos: el de 16 mm de diámetro (que es hará las veces de tubo principal) y el de 4 mm, con el que llevaremos el agua hasta zonas concretas o a cada una de las macetas.

Estos tubos son totalmente estancos, aunque también los hay que vienen previamente agujereados o los exudantes (que transpiran en toda su longitud). Los encontraréis disponibles en distintas longitudes si queréis comprarlos aparte.

 

Piezas para instalar un sistema de riego por goteo

  1. Programador de riego
  2. Controlador del programador de riego
  3. Kit de riego
  4. Conexión en forma de T
  5. Conexión en forma de X
  6. Codos
  7. Tapones de finalización
  8. Llave
  9. Gotero
  10. Gotero de estaca
  11. Distribuidos de 2 vías

Las conexiones se realizan con distintas piezas plásticas (también incluidas en los kits): las tenéis en forma de «T» (pieza 4), de «X» (pieza 5), codos (pieza 6), tapones de finalización (pieza 7) e incluso llaves (pieza 8) para poder abrir o cerrar zonas concretas según vuestra necesidad.

Empezaremos conectando el programador directamente al grifo. Debajo de irá el reductor de presión, el filtro, y la manguera principal (también incluidos en los kits)

Diseña tu riego por goteo

Lo mejor es empezar con un pequeño plano del huerto o el jardín. Dibuja dónde necesitas llevar el agua y toma medidas para saber cuántos metros de tubo principal necesitas. Los kits suelen llevar sobre 25 metros de tubo de 16mm.

Empieza desenrollando este tubo y distribúyelo por el espacio a cubrir. Es muy importante que no lo dobles al llegar a las esquinas. Para ello, utiliza las piezas en forma de codo (pieza 6) que facilitarán el paso del agua en lugar de «estrangularla».

Las piezas en T (pieza 4) te ayudarán a crear derivaciones hacia los distintos bancales, que cerrarás al final con el tapón (pieza 7) previsto para ese fin.

Si tus plantas están en el suelo, puedes agujerear directamente este tubo con el punzón e instalar el gotero (pieza 9) sobre él. Pero si el agua tiene que llegar a macetas o jardineras, te recomendamos utilizar el tubo más pequeño (de 4mm).

Suelo utilizar un símil que te ayudará a entenderlo mejor: el tubo grueso vendría a ser como las arterias de este sistema circulatorio que estamos montando. Y el estrechito, las venas que llegan a todas las partes del cuerpo.

Para controlar al máximo la cantidad de agua que llega a tus plantas, utilizaremos los goteros. Los hay regulables y que incluso se pueden cerrar completamente. En macetas suelo utilizar goteros de estaca (pieza 10), porque se clavan muy bien en el sustrato.

Como te comentamos al principio, dispones de todos los elementos necesarios por separado: tubos, derivaciones, codos, goteros, válvulas de cierre, piezas de empalme… Pero también queremos destacar una especie de «ladrón» que convertirá el grifo en dos (pieza 11). De este modo, en una de las salidas podrás conectar el riego por goteo y dejar el otro libre para una manguera o simplemente para seguir teniendo un grifo. Atención porque si lo necesitas, lo hay también de 4 salidas.

Algunos consejos antes de instalar tu riego por goteo

  1. No lo dejes para el último día antes de irte de vacaciones. Instálalo con tiempo para que puedas testear su funcionamiento y ajustar la duración y la periodicidad.
  2. Si vas a instalarlo en una terraza para regar macetas, asegúrate de que la duración del riego mínima que puedes programar es de un minuto. Si las plantas lo necesitan, será mejor programarlo dos veces al día que perder agua por no poder regar durante menos tiempo.
  3. Si tienes que realizar cortes en los tubos para introducir los conectores, intenta que sean lo más rectos posible e introduce las piezas hasta el fondo para garantizar la estanqueidad. Si te cuesta, calienta un poco el tubo con un encendedor o con agua caliente. De esta manera, las piezas se deslizarán con facilidad.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda para decidiros a montar un riego por goteo en vuestro huerto o jardín. Estamos seguros de que cuando lo tengáis instalado os preguntaréis cómo habéis podido vivir sin él.

¡Hasta pronto!

Responder

Your email address will not be published.

A %d blogueros les gusta esto: