Los cuadros de hojas son un clásico de la decoración contemporánea. Con sus vivos colores, estilo minimalista y diseños y grabados naturales, se adaptan fácilmente a cualquier zona de la casa y aportan ambiente a la estancia sin estropear las paredes. Si a ti también te encantan estos motivos naturales pero, al mismo tiempo, quieres distinguirte del resto utilizando cuadros únicos y personalizados, puedes hacer tus propias obras de arte con hojas de verdad recogidas durante tus paseos.

¡Vamos a ver cómo!

Lo que necesitas para realizar este cuadro de hojas

Procedimiento

Paso 1

Lo primero es encontrar unas hojas verdes que sean bonitas. Yo decidí hacer estos cuadros justo después de mi boda porque me habían mandado ramos de flores y plantas de todo tipo y quería conservarlos de alguna manera. ¡Por eso, pensé en este proyecto!

Si quieres utilizar las hojas de un centro o un ramo de flores recibido con motivo de una ocasión especial, recuerda que hay que «trabajarlas» mientras estén todavía verdes y no esperar a que se sequen solas.

Recoge hojas de la calle o el campo o utiliza las de algún ramo que te hayan regalado

Paso 2

Elige las hojas que vas a utilizar y coge el papel para horno y la plancha. ¡Sí, has leído bien! Tendrás que estirar las hojas con cuidado entre dos hojas de papel para horno y plancharlas (sin utilizar vapor) para que queden completamente planas. Hay que hacerlo despacio para no romper las hojas ni doblarlas. Y no te preocupes si sale mal olor al planchar las hojas: ¡es normal!

Estira las hojas entre dos hojas de papel para horno

Al plancharlas, las hojas pierden toda el agua que contienen y se secan muy rápido. Esto tiene la ventaja de preservar casi por completo el color verde de las hojas, que se suele perder al secar las hojas en un libro o con otros métodos más tradicionales. Además, es una actividad perfecta para personas que no se caractericen por su gran paciencia, que quieran ponerse manos a la obra inmediatamente o que, simplemente, no quieran pasarse semanas esperando a que las hojas se sequen.

El resultado es una hoja seca, pero verde

Paso 3

Una vez que hayas planchado todas las hojas que quieras conservar, coge un marco (o más de uno si, al igual que yo, quieres hacer una composición de cuadros). Al abrir el marco, verás que, en el interior, hay una hoja que hace de protección entre la parte posterior y el cristal.

Abre el marco y saca las diferentes partes

Puedes utilizarlo para hacer un rectángulo del mismo tamaño en una cartulina del color que quieras. Solo tienes que poner la hoja sobre la cartulina, trazar el contorno con un lápiz y cortar la forma obtenida. Yo he utilizado una cartulina blanca, pero todo depende del efecto final que quieras lograr. Si quieres un consejo, ten en cuenta que el naranja y el rosa son dos de los colores que mejor combinan con el verde, ya que hacen contraste y resaltan el verde (en este caso, las hojas).

Dibuja un rectángulo en la cartulina y recórtalo

Paso 4

Por último, escribe el texto que quieras mostrar en el interior del cuadro. Puedes hacerlo en el ordenador, como yo, o, si se te da bien el lettering, escribirlo a mano en un folio de los de siempre o, directamente, en la cartulina que acabas de recortar.

Escribe un texto en el ordenador e imprímelo

Paso 5

Ahora ya tienes todo lo que necesitas para hacer tu cuadro de hojas. Coloca el marco bocabajo en la mesa de trabajo y ve poniendo, en este orden (todo bocabajo), las hojas planchadas, el texto, la cartulina y, por último, la parte posterior del marco.

Vuelve a montar el marco en el orden indicado

Solo te queda doblar los enganches de la parte posterior del marco y ¡listo, ya tienes tu propio cuadro de hojas personalizado! Puedes hacer muchos cuadros diferentes con cualquier tipo de hoja que te venga a la cabeza. Además, si te cansas de uno de los cuadros, solo tienes que abrir el marco y cambiar las hojas por otras que te gusten más en ese momento o se adapten mejor a la estación. En otoño, por ejemplo, puedes hacer composiciones increíbles con hojas rojas, amarillas y naranjas.

Decora como quieras las habitaciones de tu casa

Ya has visto lo fácil que es, ahora solo tienes que salir a disfrutar de un agradable paseo por la naturaleza, coger unas hojas y darle rienda suelta a tu creatividad.

Si te ha gustado este tutorial te invitamos a leer:
Cómo hacer un soporte colgante para plantas del aire
Cómo hacer un terrario DIY para decorar tu casa

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: