Todos sabemos que lo más eficaz para limpiar tu casa es un aspirador. Llega mucho más lejos que tu escoba y además es más rápido. ¿Habías pensado alguna vez que puedes fabricar el tuyo propio? ¡Pues sí! Si tu viejo aspirador se ha estropeado, prueba a crear un aspirador casero, no solo ahorrarás algo de dinero sino que, además, ¡te pondrás a prueba como manitas!

¿Nos ponemos a ello?

¿Qué materiales necesito?

Paso a Paso

1. Lo primero que debes hacer es limpiar a conciencia la botella de plástico. Una vez lo tengas hecho, corta la botella en tres partes. Una vez tengas la parte superior, el medio y la inferior, quita la parte del medio y junta las otras dos.

2. A continuación haz unos pequeños agujeros en la parte inferior de la botella.

3. Coge la lata de refresco o el desodorante y córtalo con cuidado (con la ayuda de la sierra y las tijeras) para obtener una superficie plana de aluminio.

4. Una vez tengas la lata como superficie plana, coloca encima la parte inferior de la botella y marca la silueta con un rotulador para que la forma sea la misma, tal y como ves en la imagen. Corta la circunferencia resultante con la ayuda de las tijeras.

5. Ahora, con la ayuda de una regla, haz dos lineas para marcar el centro. Dibuja una circunferencia alrededor del centro de esta circunferencia. A continuación, con la ayuda de las tijeras, haz cortes limitándote al contorno de la circunferencia del medio. Haz 4 cortes principales siguiendo las líneas que has marcado, y haz 4 cortes más entre medio de estos.

6. Haz un pequeño agujero en el medio con el cúter.

7. Dobla cada parte que has cortado para hacer una hélice (que será el ventilador para tu espiradora)

8. Pega el pequeño el motor al ventilador con la ayuda de la masilla.

9. Haz un agujero más grande en la parte inferior de la botella y coloca el motor. Fíjalo con la ayuda de la pistola de cola.

10. Coloca varias capas de cinta adhesiva de doble cara en la botella, tal y como ves en la imagen.

11. A continuación crea un pequeño aro metálico con el alambre que encaje perfectamente con la botella. Una vez lo tengas hecho, pegale la tela de rejilla y córtala para que quede bien encajado. Este va a ser el filtro de tu aspirador.

12. Ya puedes cerrar la botella (o tu futuro aspirador) y solo te falta colocar el tubo (presta atención a las medidas del cuello de la botella y asegúrate que el tubo encaja sin problemas).

13. Con la ayuda de la cinta aislante pega bien las dos partes de la botella para que no se escape nada de aire.

14. ¡Ya tienes nuevo aspirador! ¡A limpiar se ha dicho!

¿Qué nos dices? ¿Dejamos la casa como los chorros del oro?

Fuente: Rinconutil

Autor

2 Comentarios

Escribe un comentario