El blog de ManoMano.es

Cómo hacer un huerto urbano

,

¿Tienes espacio en tu balcón o tu jardín para un huerto urbano pero no sabes por dónde empezar?
Vamos a contarte todo aquello que necesitas para cultivar sabrosas hortalizas en macetas y jardineras o directamente en el suelo.

Cultivar un huerto urbano te permitirá llevar a tu mesa algo más que hortalizas: el fruto de un pequeño esfuerzo que la tierra te devolverá multiplicado por mil. Se trata de una actividad muy gratificante que te animamos a compartir con toda la familia, especialmente si tienes niños.

Para empezar un huerto urbano vas a necesitar:

1º – Macetas, jardineras o mesas de cultivo

El espacio manda. Y a no ser que dispongas de sitio en tu jardín, vas a necesitar recipientes para cultivar en tu teraza o en el balcón. Elige aquellos que se adapten mejor teniendo en cuenta que algunas plantas necesitan un gran volumen para crecer correctamente. Te aconsejamos macetas o jardineras a partir de 10 o 15 litros de capacidad y una profundidad de 20 cms.

Una mesa de cultivo resulta muy cómoda para no tener que agacharte, y es ideal para personas con movilidad reducida. Y sobretodo, no olvides colocar el huerto en un lugar donde reciba el máximo de horas posible de sol directo.

2º Sustratos especiales para huerto urbano

Si vas a cultivar en macetas, te recomendamos un sustrato especial para plantas hortícolas. Se diferencia de los sustratos universales porque contiene todo aquello que las plantas van a necesitar: abono (del que se alimentarán) y materiales que le dan esponjosidad y capacidad de retención de agua. Puede que ello te sorprenda, pero pronto aprenderás que uno de los secretos mejor guardados para tener éxito en el huerto urbano, es proporcionarle a las plantas todo aquello que necesitan, especialmente agua y nutrientes. Cuanto más bien alimentadas, mayor será su desarrollo y su productividad.

Este secreto también es válido si vas a cultivar en el suelo. Empieza por eliminar todas las malas hierbas y prepárate para añadir abono para que no les falte de nada.

huerto en macetas

3º Decide qué plantas quieres cultivar

Debes saber que no puedes sembrar tomates en invierno ni habas en verano. Y es que cada hortaliza tiene su temporada de cultivo, porque las temperaturas condicionan totalmente su crecimiento. Si plantas una tomatera en noviembre, lo más fácil es que la pobre planta se muera cuando llegue el invierno y con él, las bajas temperaturas y las heladas.

Por ello te recomendamos hacerte con un calendario hortícola, que encontrarás en cualquier manual de horticultura. Échale un vistazo y apunta en un cuaderno qué plantas te gustaría cultivar y la época más apropiada para ellas. De este modo te será más fácil diseñar tu huerto urbano y pensar de qué manera las distribuyes entre las macetas, las jardineras o en los bancales de tu jardín.

Si no has sembrado semillas antes, te recomendamos empezar con plantones de hortalizas. La mitad del trabajo ya está hecho, porque alguien se ha encargado de lo que parece más difícil: conseguir que la semilla germine y alcance el tamaño apropiado para ser trasplantada al exterior.

4º Trabaja la tierra

Si vas a hacer tu huerto en el suelo, deberás labrar la tierra para que se descompacte. Añade un buen abono hortícola, mezclalo con la tierra, y ya la tendrás lista para recibir tus primeras hortalizas. Probablemente necesitarás algunas herramientas como palas, azadas o rastrillos y un buen par de guantes de jardinería.
Si en cambio tu huerto es en macetas, busca algun kit de herramientas con pala, rastrillo y unas tijeras de podar.

5º El abono, la comida de las plantas

Es muy importante que no olvides dar de comer a tus plantas. Aunque los sustratos hortícolas suelen contener algo de abono, este se va a ir agotando conforme las plantas se alimenten de él. Este abono de mantenimiento debería empezar añadirse a partir de los dos meses de haber iniciado cualquier cultivo. Lo encontrarás en formato líquido (para mezclar con el agua de riego), o sólido (en forma de pellets, granulados o polvos que se van disolviendo poco a poco ). Elige el que te resulte más cómodo y sigue las instrucciones del fabricante respecto a la periodicidad de aplicación.

huerto de aromaticas

6º Riega solo si es necesario

Uno de los motivos por los que se nos mueren las plantas es porque solemos regar más de la cuenta. Un buen truco para saber si están húmedas es hundir el dedo índice en la tierra. Enseguida notaréis si hay humedad o no y por tanto, si es necesario regar.

Para ello haceros con una buena regadera y regad poco a poco, de manera que la tierra o el sustrato se empape lentamente. No es necesario ni recomendable mojar la planta. Sus raíces están bajo tierra, y ahí es donde esperan recibir humedad.

 

¿Te animas a cultivar tus propias hortalizas? Seguiremos compartiendo consejos prácticos para que veas lo fácil y gratificante que resulta.

Responder

Your email address will not be published.