Un invernadero es una estructura que protege las plantas del frío y el viento y que a la vez, permite el paso de la radiación solar. Podemos utilizarlos para cultivar en el suelo que queda en su interior, para proteger nuestras plantas de las inclemencias metereológicas, o para adelantar determinados cultivos que se desarrollarán antes bajo su protección.

¿Realmente necesito un invernadero?

Creo sinceramente que la experiencia con tus plantas en inviernos pasados puede llevarte a responder a esta pregunta por ti mismo. Si te has quedado con ganas de cultivar determinadas hortalizas porque hacía demasiado frío, o se te han muerto algunas plantas por las bajas temperaturas, la respuesta es que sí.

Un invernadero te permitirá no solo protegerlas del frío. También de la nieve, el granizo, las lluvias continuadas e incluso adelantar determinados cultivos gracias a las temperaturas más altas que se crean en su interior.

Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir un invernadero

  • Que sea resistente. Si vives en una zona donde puede acumularse nieve sobre la estructura, esta deberá ser suficientemente fuerte para garantizar su durabilidad y eficacia. Lo mismo ocurre en zonas con vientos fuertes, que pueden llevarse volando los modelos más ligeros.
  • Disponer de un espacio suficientemente grande y luminoso. Lo ideal es una ubicación que le permita recibir el máximo de horas de sol, evitando sombras de árboles cercanos.
  • Debe ofrecer la menor resistencia posible al viento, y contar con un buen acceso que te permita entrar y salir con una carretilla si es necesario.
  • Que sea fácil de ventilar para evitar humedades altas o bajas que podrían ocasionar problemas a posteriori.
  • En zonas con variaciones climáticas extremas, es interesante elegir un modelo que ofrezca recambios. Con el paso del tiempo, puedes necesitar sustituir el plástico, que en verano puede desmontarse o cubrirse con una malla de sombreo para evitar un recalientamento excesivo en el interior.
  • Si vas a cultivar en el suelo del interior, es importante ubicarlo en una zona nivelada y con fácil acceso al suministro de agua.
  • Y para acabar, aunque parezca una obviedad, ten presente la altura del mismo, la tuya, y la de las plantas que vas a cultivar en él.

Elige el invernadero más apropiado para tiInvernaderos de policarbonato y aluminio

La estructura de aluminio es fuerte y resistente, y el policarbonato aísla más del calor que el vidrio.
Resistente a los rayos UV, es la mejor solución si dispones de espacio y buscas un invernadero que te dure muchos años.
En ManoMano encontrarás modelos de distintos tamaños, con ventanas y claraboyas, puertas correderas, adaptables a una pared lateral e incluso con doble pared.

Invernaderos de plástico

Si buscas una estructura que puedas montar y desmontar fácilmente, un invernadero de plástico será la mejor solución. Los tienes en forma de caseta en distintos tamaños, con baldas para que puedas colocar sobre ellas todas tus macetas o semilleros, e incluso de pequeño tamaño si lo vas a situar en un balcón o tienes pocas plantas.

Túneles de cultivo

Resultan ideales para proteger las plantas del huerto o para adelantar la germinación de determinadas variedades. Disponibles con cubiertas de plástico o de manta térmica, también resultan útiles para proteger las plantas de los pájaros o de determinadas plagas. Échale un vistazo a modelos fácilmente ampliables o compra por separado los arcos, piquetas y plásticos para adaptarlos a tus necesidades.

Mantas térmicas

Ya os hablamos de ellas en este artículo sobre cómo proteger las plantas del frío. Cuando hablamos de estas mantas, nos referimos realmente a un tejido muy fino que nos permite cubrirlas para aumentar en algunos grados la temperatura que hay en el exterior. Es más que recomendable respecto al plástico porque es poroso (lo que favorece la transpiración) y además permite que tus plantas sigan recibiendo los rayos UV que tanto necesitan para su desarrollo.
En ManoMano los encontrarás a metros, y también con forma de bolsa para que puedas proteger tus árboles y arbustos.

Aumentar la temperatura del invernadero

Si eres aficionado a las orquídeas, a las plantas tropicales o a las carnívoras, seguro que te interesará aumentar la temperatura interior del invernadero.
Una solución económica para conseguirlo, son los calentadores de parafina. Los tienes con distintas capacidades de combustible, y generan un calor equivalente al de un calentador eléctrico sin necesidad de enchufe.

 

Esperamos haberte aclarado posibles dudas respecto a la elección del invernadero que mejor se adapte a tus necesidades.

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

1 Comentario

  1. Hago muchas manualidades me gusta la jardinería,paswor,gersey,ganchillo,restaurar etc

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: