Autor

Vert Cerise

Navegación

Desaparecido desde los años 70, el macramé ha regresado de forma discreta en los últimos años en forma de cortinas y maceteros colgantes para plantas. Poco a poco, se ha ido haciendo hueco hasta llegar a todos los rincones del mundo de la decoración: hoy en día, es muy común ver macramé en sillones, lámparas, cortinas y estanterías. Algunos proyectos son muy fáciles de hacer uno mismo, como es el caso de esta estantería colgante, que aportará un toque interesante a cualquier espacio de la casa. Y por si eres de esas personas que se lían un poco con el macramé, también te damos algunos consejos para elegir el mejor hilo para tu proyecto. Material para hacer tu propia estantería de macramé Este proyecto con macramé es muy económico, ya que no se necesita ninguna herramienta (a no ser que quieras cortar tú las tablas de madera). Necesitarás: 32,5 metros de…

El diseño de jardines es un arte tan importante en Japón como el del té o la caligrafía. Los jardines japoneses invitan a relajarse entre sus estanques y rocas cubiertas de musgo y no escatiman en elementos decorativos: ishi-dōrō —esos faroles de piedra volcánica—, pagodas, puentes, estatuas y shishi-odoshi —pequeñas fuentes basculantes—. Podrás reconocer estas fuentes fácilmente por el golpe seco con el que rompen el silencio, que originalmente ¡estaba destinado a ahuyentar a los ciervos! Hoy te compartimos un tutorial paso a paso para hacer tu propia fuente japonesa shishi-odoshi de bambú. Aunque no estamos seguros de que el gato del vecino se vaya a asustar tanto como los ciervos japoneses, sí le estarás dando un toque muy zen a tu jardín. ¡Iku ze! («¡Allá vamos!» en japonés). ¿Cómo funciona la fuente basculante japonesa shishi-odoshi ? El shishi-odoshi consta de una caña de bambú que, al llenarse de agua,…