Las fiestas de Navidad nunca pasan desapercibidas. Entre los anuncios de la tele y las luces navideñas en cada esquina de la ciudad es imposible no darse cuenta. Aprovecha estas fechas para pasear por la calle, empaparte del espíritu navideño y disfrutar con los que más te apetece. Recibe visitas en casa, organiza cenas… ¡Y no olvides la decoración! La clave: El árbol de Navidad.

¿Cuál es el origen del árbol de navidad?

La tradición proviene de los celtas. Éstos seguían un calendario basado en los ciclos lunares, y adjudicaron un árbol para cada mes. El mes de diciembre era representado por un abeto.

Más tarde, los cristianos adoptaron esta idea para celebrar el nacimiento de Jesús, el 25 de diciembre. El abeto era decorado con una manzana para simbolizar el árbol del paraíso, y más tarde la decoración aumentó a base de dulces y pasteles. Fue en el siglo XV, cuando se empezó a decorar el árbol con una estrella en lo más alto, que simboliza la estrella que guía hacia Belén.

Con el tiempo, el árbol de Navidad empezó a tener luz propia al ser decorado con luces y guirnaldas. Estas luces se fabricaban con cáscaras de nuez rellenas de aceite en las que se colocaba una mecha, o a veces incluso pequeñas velas.

Actualmente, podemos encontrar guirlandas y abalorios de Navidad de infinidad de formas y diseños, con todos los colores posibles y estéticas para todos los gustos. Si no decoras el árbol de Navidad a tu gusto, ¡no es por falta de opciones!

guirnaldas-arbol-navidad

Árboles de Navidad naturales, de todos los gustos y colores

Si piensas que el árbol de Navidad es igual en todas las casas, estás muy equivocado. Quizás no sabías que hay abetos de distintos colores:

  • Abeto Omorika: destaca por sus reflejos plateados.
  • Abeto Nobils: sus ramas tienen un tono azulado.
  • Abeto Coreano: sus hojas sus verdes y platas.
  • Abeto Grandis: se distingue por su densidad y el olor que desprende.
  • Abeto Pungens: sus hojas son largas, punzantes y con un olor peculiar.
  • Abeto Nordman: es el más conocido, no se le caen las hojas.
  • Abeto Picea: el abeto típico de Navidad.

arbol-navidad-natural

Además de la forma y el color, también puedes escoger el corte que tiene:

  • El árbol de Navidad con raíces: este tipo de soporte te permitirá plantar tu árbol de navidad en el jardín después de las fiestas. Aunque este soporte sea más grande que el otro, le da mucha estabilidad al árbol y te permite regarlo, lo que reducirá la perdida de las hojas.
  • El árbol de Navidad cortado por la base: más práctico y menos voluminoso. Podrás mover el árbol por toda la casa sin ningún problema, aunque después no podrás replantarlo. Cuidado si en casa hay niños o adultos terremotos, este árbol no es muy estable.

Árboles de Navidad artificiales

Quizás alguna vez has oído decir que “un árbol de Navidad artificial es más respetuoso con el medio ambiente porque es reutilizable”: ¡MENTIRA!

Los árboles de Navidad naturales son más respetuosos con el medio ambiente, ya que crecen en un entorno natural, son 100% biodegradables y favorecen el ecosistema.

De todas formas, sí que es verdad que los árboles artificiales te permiten utilizarlos durante años. Ni se les caen las hojas, ni se ponen en mal estado si eres un poco cuidadoso. Son fáciles de montar y desmontar, y con la cantidad de modelos diferentes que existen podrás tener un árbol 100% de tu estilo.

Hoy en día, hay hasta árboles de navidad que no requieren guirlandas luminosas porque están integradas en el mismo árbol. Olvídate de enrollar una cadena de bombillas alrededor del abeto, los árboles luminosos brillan por sí solos.

árbol-de-navidad

Y… ¿qué pasa con los árboles de Navidad después de las fiestas?

A todos nos encanta tener el árbol en casa durante las fiestas de Navidad, pero se acaba convirtiendo en un problema cuando éstas acaban. ¿Qué va a ser e ellos?

Si no quieres o puedes plantar el abeto en tu jardín, básicamente tienes dos opciones:

  • Llevarlo a un punto de recogida de árboles de Navidad. Infórmate en el Ayuntamiento de tu localidad.
  • Utilizarlo como combustible para la chimenea. Si cortas la madera y las ramas, el árbol podrá ayudarte a calentar la casa en los días más fríos del año.

En caso de que tengas un árbol artificial, lo mejor es que lo desmontes y lo guardes bien recubierto. Te recomendamos que le pases un pañuelo húmedo antes de guardarlo, si lo cuidas un poco seguro que te dura más tiempo.

Ahora ya sabes por qué pones un abeto en tu salón durante la Navidad, de qué tipos puedes encontrar y qué hacer con él después de las fiestas. ¡A disfrutarlo!

Autor

Escribe un comentario