Hay plantas repelentes contra las plagas del huerto. Algunas, por el olor que desprenden y otras, por su capacidad de atraer a la llamada fauna útil, tan necesaria para la polinización. Algunos de estos insectos, son predadores de los que consideramos plagas, por lo que te animamos a cultivar estas plantas en tu huerto.

Cómo evitar plagas en el huerto

Lo primero que debemos saber, es que cualquier planta atraerá a su plaga específica. La tuta absoluta, irá sin duda a por los tomates, pero dejará tranquilas a las lechugas. Los pulgones y la mosca blanca no son tan selectivas, y además, no le harán ascos a nuestras plantas ornamentales

La salud del huerto en general, depende en gran medida de la salud de la tierra de cultivo. Una tierra rica en nutrientes y en microorganismos nos dará plantas más sanas, y por ello, mucho más resistentes a las plagas que inevitablemente llegarán en algún momento. Si además, añadimos una serie de buenas prácticas como el uso de plantas repelentes o atrayentes de predadores, nuestro huerto será menos atrayente para ellas.

La biodiversidad es la clave: la naturaleza tiende al equilibrio, y si además de insectos plaga contamos con predadores en el huerto o en el jardín, nuestro huerto quedará a salvo.

Plantas repelentes de plagas

Ajo

El aroma del ajo, la cebolla y otras plantas de la familia de las liliáceas, puede ahuyentar al pulgón. Cultívalos cerca de tomates, pimientos y otras plantas alternando estos cultivos en hileras. Y sí, ya sabemos que los ajos se siembran en invierno, pero en verano también puedes cultivarlos para consumirlos como ajetes o ajos tiernos.

Tagetes o Clavel de la India

Además de tener una preciosa floración (en tonos amarillentos y rojizos pasando por los anaranjados), los Tagetes patula son una de esas plantas repelentes de plagas del huerto, como es el caso de los nematodos. Estos gusanos dañan las raíces de algunas plantas como las patatas, los tomates o las berenjenas. Sus flores además, atraerán a insectos beneficiosos para la huerta.

Puedes intercalar los tagetes o clavelón de la India entre las hileras de hortalizas o cultivarlas de manera masiva en zonas donde hayas detectado la presencia de nematodos.

Caléndula

La caléndula es una planta muy conocida por sus propiedades medicinales, especialmente antiinflamatorias y cicatrizantes de la que podemos sacar un gran partido. También es efectiva contra los nematodos, y su llamativo color naranja atraerá a insectos polinizadores. Pero no solo a los polinizadores: también atraerá al pulgón

En este punto, más que considerarla una de las plantas repelentes de plagas del huerto, deberíamos considerarla una planta mártir que podemos sacrificar en favor de nuestras hortalizas. Al detectar pulgón sobre ella, podemos actuar de dos maneras: 

Utilizar plantas como barrera

Las plantas barrera se cultivan alrededor del huerto buscando dos efectos distintos: que sirvan como plantas mártir o como refugio depredadores. La mayoría de ellas tienen flores, por lo que además disfrutaremos de la belleza de sus colores. 

Tanaceto

El tanaceto es una planta considerada como medicinal, pero además, muy resistente a las bajas temperaturas. Sus flores en forma de botones amarillos atraerán a mariquitas (que se alimentan de pulgón), crisopas (que prefieren a los ácaros) y repelen a moscas y mosquitos. Se reproduce por semillas y rizomas, por lo que puede llegar a ser algo invasivo. Plántalo en una zona alejada donde pueda expandirse sin colonizar la zona de cultivos.

Zinnia

La Zinnia elegans, rosa mística o flor de papel es una flor grande y preciosa que además está disponible en varios colores (blanco, rojo, rosa, amarillo, púrpura y violeta). Pueden intercalarse entre los cultivos siempre y cuando les proporcionemos sol y humedad. Su floración es abundante y atraerá a abejas, mariquitas y mariposas.

Seleccionar las plantas repelentes en función de nuestras necesidades

Encontraréis muchos artículos sobre las propiedades repelentes o de barrera de multitud de plantas: las que os hemos mencionado en este son una pequeña muestra. Pero a la hora de seleccionar cuáles incorporar a nuestro huerto, puede ser interesante pensar en qué plagas hemos sufrido y cuáles son sus predadores naturales.

Desde un punto de vista práctico, de nada sirve cultivar tagetes si no tenemos nematodos cuando en su espacio podríamos plantar zinnias que atraerán a las mariquitas que se comerán el pulgón (una plaga mucho más habitual). Aunque estemos dando nuestros primeros pasos como horticultores, es importante observar las plantas con atención, e incluso llevar un pequeño diario del huerto en el que anotar pequeños detalles como qué hemos cultivado y qué plagas hemos sufrido. 

Seguro que nos será de gran ayuda para planificar el uso de plantas repelentes para la siguiente temporada.

¿Y tú? ¿Qué plantas repelentes utilizas para proteger tu huerto? ¿Puedes contarnos tu experiencia? Nos encantará leer tus comentarios.

Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario