Aunque estamos acostumbrados a disfrutar de terrazas, patios y balcones llenos de color durante la primavera y el verano, la llegada de los primeros fríos no debe ser un impedimento para seguir teniendo flores. Hoy os presentamos 5 plantas de exterior con flores que podemos cultivar durante el invierno.

Ciclamen, las plantas que florecen en invierno

love flowers summer garden

Los ciclamen son plantas bulbosas de invierno, ya que florecen con el frío. Puedes comprar los bulbos para sembrar, o directamente las macetas con flores de tamaño normal y mini, los nuevos híbridos nos ofrecen colores increíbles para decorar el jardín.

  • Luz y temperatura: agradecen ubicaciones luminosas sin sol directo. Evita cultivarlas en interior porque la calefacción de tu hogar puede afectarle. Busca una habitación fría o disfrútalas sencillamente en el exterior.
  • Riego: el exceso de riego puede pudrir su bulbo, por lo que lo mejor es regarla por inmersión una vez por semana. Sumerge la planta en un cubo durante unos 10 minutos y déjala escurrir bien antes de colocarlas en su lugar.
  • Abono: utiliza un abono específico para plantas de flor cuando inicie su floración, pero no antes. Abona con la regularidad indicada por el fabricante para disfrutar de sus hermosas flores durante muchos meses.
  • Elimina las flores marchitas para favorecer una nueva floración, que puede acompañarnos hasta bien entrada la primavera.

Calluna

plantas-invierno-calluna
Las Callunas «dúo» son macetas en las que se han sembrado dos plantas de colores distintos pero que armonizan entre sí.

La calluna es un tipo de brezo disponible en tonos que van desde el rosa pálido al fucsia. Combina muy bien con otras plantas, por lo que es ideal para realizar composiciones variadas en macetas, jardineras y parterres.

  • Luz y temperatura: prefiere ubicaciones luminosas sin sol directo, ya que podría afectar a su floración. Es ideal para balcones que durante el invierno no reciben tanta luz. 
  • Riego: es una planta que necesita humedad constante, por lo que puede llegar a necesitar entre 3 y 4 riegos semanales. Eso sí, evita encharcamientos que podrían ocasionar la aparición de hongos.
  • Abono: utiliza un abono para plantas de flor, rico en fósforo y potasio para que pueda afrontar las bajas temperaturas. 

Pensamientos y violas

Si necesitas muchas plantas, ¿porqué no las siembras? Las semillas de pensamiento se venden en bolsas de colores variados o de un único color para crear tus propias composiciones.

Los pensamientos y las violas pueden resistir temperaturas bajo cero, y se adaptan sin problemas al cultivo en macetas y jardineras además de en la tierra del jardín.

  • Luz y temperatura: al contrario de las plantas anteriores, los pensamientos y las violas necesitan estar a pleno sol para florecer.
  • Riego: riégalas regularmente para mantener el sustrato húmedo. Y aunque parezca una contradicción, sus raíces odian los encharcamientos, por lo que es recomendable añadir arlita u otros materiales de drenaje en el fondo de las macetas. 
  • Abono: un abono especialmente formulado para floración te permitirá disfrutar de sus hermosas flores durante muchos meses.

Prímulas, primaveras o matrimonios

primulas-invierno-primavera
Las prímulas alcanzan poca altura y por ello son perfectas para combinar con otras plantas, como por ejemplo las bulbosas.

En zonas con inviernos suaves, las prímulas pueden trasplantarse durante esta estación. En las más frías, esperaremos hasta la llegada de la primavera, nombre por el que también se las conoce.

  • Luz y temperatura: no soporta las heladas ni el sol directo. Florecen mejor en exposiciones luminosas a la sombra.
  • Riego: prefieren sustratos permanentemente húmedos, por lo que ajustaremos el riego en función del sustrato que estemos utilizando. En la medida de lo posible, evita mojar sus flores.
  • Abono: como con las plantas anteriores, utilizaremos un abono para plantas con flor siguiendo la dosis indicada en el envase (lo habitual es una vez cada 15 días).

Col ornamental

Las semillas de col ornamental vienen mezcladas para ofrecer colores distintos. Se siembran a finales de verano o se adquieren las plantas ya germinadas durante el otoño y el invierno.

Si, añadimos las coles a esta lista porque las variedades ornamentales son rústicas, preciosas y combinan muy bien con otras plantas. Rosas, rojas, amarillas y blancas ofrecen un bonito contraste y requieren de mínimos cuidados.

  • Luz y temperatura: como ocurre con las variedades de coles que cultivamos en el huerto, adoran el sol y aguantan muy bien las bajas temperaturas. 
  • Riego: el riego debe ser regular para mantener la tierra húmeda, evitando que se seque entre riegos.
  • Abono: la col ornamental es hermosa por el contraste de color de sus hojas, pero no se trata de una planta de flor. Por ello, utilizaremos un abono universal o orgánico como el estiércol, el humus de lombriz o el compost
Las trampas contra caracoles son ecológicas y muy eficaces. Se entierran a ras de suelo y se rellenan con cerveza. Sí, sí, ¡has leído bien! El olor de la cerveza les gusta mucho y las atrae a su interior.

Acabamos con un apunte sobre todas estas plantas de invierno, y es que cuando se cultivan en el suelo, suelen atraer poderosamente a caracoles y babosas. Si las estás cultivando en una terraza o en un balcón, difícilmente sufrirás esta plaga, pero en el jardín se hace casi obligatorio la utilización de un producto molusquicida o de trampas para caracoles.

¿Nos cuentas qué plantas de exterior cultivas en invierno? ¿Cuáles son tus preferidas y porqué? ¿Algún truco que quieras compartir con nosotros? Nos encantará leer tus comentarios.

Avatar
Autor

Ester es la autora de PicaronaBlog. Hortelana autodidacta, imparte talleres de huerto urbano, colabora en medios especializados y en 2014 publicó su primer manual de iniciación: "Hortelanos de ciudad".

Escribe un comentario